Idolo de River, ídolo de todos. El Burrito fue un símbolo en Núñez pero eso no impidió que sea un jugador querido por todas las hinchadas.

Mimado especialmente por los chicos, Ortega disfruta dándoles clínicas de fútbol, enseñándoles lo que sabe o jugando un partido para seducir a aquellos que nunca lo vieron de cerca

Ariel fu campeón con River, Parma de Italia y Newell´s. Además participó en tres Mundiales con la Selección Argentina. Hoy cumple dos anhelos: trabajar en su amado River y hacerlo con jóvenes.

Su humildad y sencillez hace que sus mensajes lleguen de manera rápida y eficaz a aquellos que lo escuchan. Tiene argumentos sólidos para respaldar lo que dice.